Saturday, what a day!!!

7:30, wake up in the morning! Preparamos la mochila con todo lo necesario y salimos a buscar un local donde nos den un “tipycal yankie breakfast” de esos que te llenan hasta la hora de la merienda. Desayunamos tortitas, waffle, tortilla, bacon, coffee… vamos, que terminaos petadisimos 😉 Coche y carretera dirrección San Clemente. Check Point en Main Street y alquilamos las tablas que un rato después tantas felicidades nos iban a dar. Inko se decide por un mini malibu 7’6 y yo por un 6’0 (era o eso o un 5’9). Salimos de la tienda con identica sensación, puf… a ver si pillo algo con esta tabla… Aparcamos el coche y volvemos a recorrer el camino que el día anterior ya testeamos. Somos ya unos veteranos 😀

Llegamos a Lower Tresles y después de dar los pertinentes consejos a Inko nos metemos al agua, él con tabla y yo sin ella, para echarle un cable. Al minuto, por el rabillo del ojo me parece ver una sobra negra, me inquieta pero pienso que será la excitación y la paranoia que tengo con los tiburones. Pero 30 segundos después el intinto cagón me da otro aviso y giro la cabeza. JODER!!! ¡Una foca cabezona a 2-3 metros nuestro! ¡Que sustorRrRrRr!

Una vez pasado la sorpresa inicial (he de decir que mojé el traje unas gotitas) y darnos cuenta que es una foca y no un tiburón atendemos a las señales de un señor que estaba pescando desde la orilla. Hacia gestos de negación con la mano y trataba de decirnos algo que no terminabamos de entender. Salimos pitando del agua y nos dirigimos donde se encontraba él para entender qué es lo que habíamos hecho mal.

El hombre nos indicó que la foca llevaba viviendo diez años allí y que era muy curiosa, de ahí que se acercara tanto a las tablas. Parece ser que le gusta subirse en ellas 🙂 QUE MAJA!

Volvemos al agua y la foca desaparece bajo el mar, no sabemos más de ella. Le doy las últimas instrucciones a Inko y después de ver que es un puto crack le dejo y remo hasta el pico.

En casi dos horas y media sólo cogí cinco olas, de las cuales la primera me la saltaron y la última fue una caca de la vaca. Tres olas, ¡Que olas! Anda que ya nos gustaría tener una ola así en Zarautz…  Pero lo mejor del día no fueron las olas, que aunque eran cojonudas fue otro suceso el que marcó el día. La historia es que coincidimos en el agua con un señor de unos cincuenta años, super cachas, guapete y con un carísma que transmitia a todos los surfistas del pico. Desconozco quién era, pero por las reacciones de toda la gente que había allí y ver el respeto con el que le hablaban me da que es una leyenda viva del surf, nada más llegar a casa voy a investigar quién era ese señor… Al grano, segunda ola ¡Que ola! Hasta la orilla y vuelta. Remonto y mientras me pongo al lado de éste señor veo dos delfines pasar a 10-15 metros a nuestra izquierda. ¡MOMENTAZO! Le pregunto al señor si era normal surfear entre delfines y después de afirmarmelo, me incita a que mire a la derecha. DOS DELFINES A 5-10 METROS ACERCANDOSE MIENTRAS SE SUMERGEN. El tio se descojona porque me ve la cara de cagau que tengo. Me dice que tranquilo que son amistosos (Hijoputa que yo soy nuevo en esto!!!). Salen de nuevo a dos o tres metros directos hacia mi y se sumergen de nuevo. Emocionadísimo meto la cabeza en el agua para ver si veo algo y joder si veo!! El agua de aquella zona es muy limpia y transparente, nada turbia! Veo un delfín que pasa por mi izquierda y otro por la derecha. IN-CRE-I-BLE!!! Y parece ser que es normal!! Es muy común que los delfines se acerquen a los surfistas ya que sienten curiosidad por las tablas!! QUE COSAS OYE!!

Termina la sesión, tres horas en el agua con solazo y la cara quemada y la cremallera del traje rota, pero no importa, ha sido una mañana que la recordaré toda mi vida. Mañana ya pelearé con la tienda para ver si me cambian el traje por otro igual…

Comemos y a Huntington Beach. Vemos las últimas mangas de los trials y a casa. En la vuelta nos tropezamos con un espectáculo callejero de monociclo. El tío tenía callazo y claro, en uno de los numeritos necesitaba tres “voluntarios”… en fín, mira que tengo mala suerte… 🙂 Echad un vistazo a los videos.

Ducha, ponernos “guapetes” y de juerga.

Y QUE JUERGA!! 😉 Menudo show … Pero ésto ya os lo contaremos cuando estemos allí de vuelta.

2:30, vuelta al hotel y al sobre. PERFECT DAY

INKO:

Usefull information:
La regla de las obesas Californianas contiene excepciones: Playa y juerga.

Argazkiak:

Bideoak:

Monozikloko artixta:

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Saturday, what a day!!!

  1. Xer dijo:

    Lo de la obesidad en California en general que derrepente dejaba de existir en las playas ya me la habian comentado…

    PD: Ya se qu eme repito mas que el ajo, pero menuda envidia cabrones!!!!

  2. Gorka dijo:

    Ya te digo .. ke envidiaaaaaarrrr

    ke guapo kon delfines nadando y too.. aunke yo veo una aleta.. y por mucho ke me digan ke son delfines.. salgo korriendo por encima del agua

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s